ABOGADOLINE👨‍⚖️ - TU ABOGADO CERCANO 🥇

Teléfono
635680169
Teléfono
635680169
WHASAPP
Vaya al Contenido

¿CONOCES COMO HACER EFECTIVA UNA SENTENCIA CONDENATORIA DEL TEDH?

TU ABOGADO CERCANO 🥇
Publicado de Prensa en CONSTITUCIONAL · 9 Noviembre 2020
1. El Consejo de Europa, el Convenio Europeo de Derechos Humanos y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) es el órgano judicial del Consejo de Europa. En su labor aplica el Convenio Europeo de Derechos Humanos de 1950 (CEDH) y los Protocolos posteriores a éste en el que el Consejo de Europa ha ido expandiendo el alcance y precisando la forma de aplicación de los derechos y libertades declarados en el CEDH.
Igual que sucede con el TJUE, para entender qué es en concreto el TEDH hay que analizar qué es el Consejo de Europa, qué es y qué alcance tiene el CEDH, qué funciones concretas tiene atribuidas el TEDH, y qué relación existe entre el Consejo de Europa y el TEDH y los Estados parte y sus respectivos ordenamientos internos y estructuras jurisdiccionales.
1.1 El Consejo de Europa
El Consejo de Europa es una organización internacional de ámbito regional. Constituido por el Tratado de Londres de 5 de mayo de 1949, tiene como finalidad promover, mediante la cooperación de los Estados de Europa, la configuración de un espacio político y jurídico común, fundado en los Derechos Humanos, la democracia y el imperio de la Ley.
Inicialmente la labor del Consejo de Europa giró en torno a la promoción y el respeto en los países miembros de los derechos y libertades recogidos en el CEDH, primer gran instrumento promovido por el Consejo de Europa, adoptado el 4 de noviembre de 1950. Posteriormente, sin embargo, el Consejo de Europa ha ido ampliando notablemente su campo de actuación, tanto geográficamente (impulsando convenios e iniciativas a las que se han sumado países más allá de la órbita europea) como en cuanto a su objeto (así, por ejemplo, el Consejo ha constituido en su seno cuerpos semiautónomos como el Directorado Europeo para la Calidad de los Medicamentos, el Observatorio Audiovisual Europeo o el Grupo de Estados Contra la Corrupción –GRECO—). A lo largo de su andadura, el Consejo de Europa ha promovido más de 200 tratados internacionales.
El Consejo de Europa tiene su sede en la ciudad francesa de Estrasburgo.
El Consejo de Europa es la organización más antigua entre las que promueven los ideales de la cooperación e integración europea, si bien en las últimas décadas su importancia ha sido ensombrecida por la emergencia de la Unión Europea como gran organización supranacional en la región. Si bien existen relaciones de colaboración y contacto entre el Consejo de Europa y la Unión Europea, se trata de dos organizaciones totalmente distintas, cuyas misiones y pretensiones en ocasiones se solapan.
A la constitución del Consejo de Europa concurrieron diez países. España se adhirió y ratificó el CEDH el 4 de octubre de 1979 . Actualmente hay 47 Estados miembros, lo cual supone la práctica totalidad de los países de Europa entendida ésta en su más amplia concepción geográfica. Entre los países miembros están no sólo Estados claramente europeos en cuanto a ubicación, sino incluso países como Turquía (cuyo territorio se extiende en su mayor parte en Asia Occidental y sólo una pequeña parte en Europa meridional), Georgia y Azerbaiyán (países transcontinentales), o Armenia y Chipre (geográficamente asiáticos, pero sociopolíticamente europeos). De los países europeos –en esa acepción amplia de “europeo”— solamente no son miembros Bielorrusia y Kazajstán (por mantener estos dos Estados prácticas consideradas incompatibles con los principios fundamentales del Consejo) y la Ciudad del Vaticano (por su singular régimen político, no obstante, el cual sí tiene estatus de observador).
Países miembros del Consejo de Europa
No forman parte del Consejo de Europa los estados europeos solo parcialmente reconocidos por la Organización de Naciones Unidas (Kosovo, la República Turca del Norte de Chipre, Osetia del Sur, Abjasia, Transnistria y Nagorno – Karabaj).
Otros países también participan y cooperan también con el Consejo de Europa en condición de observadores: Ciudad del Vaticano, y fuera de Europa Estados Unidos, Canadá, Japón, Israel y México).
El Consejo de Europa también ha promovido convenios e iniciativas internacionales que se han abierto a la firma de otros países más allá de sus países miembros, como el Convenio sobre Cibercrimen,[3] la Convención de Lisboa sobre Reconocimiento de Títulos Académicos,[4] o la Convención de Berna para la Conservación de la Fauna Silvestre y los Hábitats Naturales de Europa.
En cuanto a relaciones del Consejo de Europa con otras instituciones, el mismo Consejo tiene estatus de observador en la Organización de Naciones Unidas.
Según lo establecido por su Estatuto, aprobado junto con el Tratado fundacional de Londres, el Consejo de Europa se organiza en una Asamblea Parlamentaria, un Comité de Ministros la Secretaría General, y, por supuesto, el TEDH.
1.2 Especial consideración a las relaciones entre la Unión Europea (y el TJUE) y el Consejo de Europa (y el TEDH)
Especial relevancia –y complejidad— tienen las relaciones entre la Unión Europea y el Consejo de Europa, entre el CEDH y el Derecho de la Unión en materia de derechos y libertades, y el TEDH y el TJUE.
El Tratado de Lisboa de 2007 modificó el art. 6 del Tratado de la Unión Europea, tanto disponiendo que los derechos y libertades proclamados en el CEDH forman parte del Derecho de la Unión Europea como principios generales, como determinando la adhesión de la propia Unión Europea al CEDH. Por su parte la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, que iba a ser parte de la frustrada Constitución Europea pero que al abandonarse este proyecto se promulgó de forma independiente también en 2007, manifestó en su Preámbulo que la Carta “reafirma, dentro del respeto de las competencias y misiones de la Unión, así como del principio de subsidiariedad, los derechos que emanan, en particular, de las tradiciones constitucionales y las obligaciones internacionales comunes a los Estados miembros, del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, las Cartas Sociales adoptadas por la Unión y por el Consejo de Europa, así como de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos”.
La adhesión de la Unión Europea como tal al CEDH, sin embargo, encalló cuando el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en su dictamen 2/13 (2014) objetó que con eso se infringirían tanto los principios de primacía y efecto directo conforme a los cuales se aplica el Derecho de la Unión Europea a sus Estados Miembros (porque el Convenio convertiría con la adhesión de la Unión Europea al Consejo de Europa en parte del Derecho de la Unión Europea, situado por encima incluso de los Tratados en todo lo relativo a derechos y libertades), como la propia autoridad del Tribunal de Justicia de la Unión Europea como supremo intérprete del Derecho de la UE (en cuanto que el TEDH se convertiría en órgano judicial supremo de la Unión Europea en materia de derechos y libertades, por encima incluso del TJUE).
De hecho, haya o no finalmente incorporación de la Unión Europea al CEDH, dado que todos los miembros de la Unión Europea son miembros del Consejo de Europa, cabe la posibilidad de que existan criterios contrapuestos respecto al contenido y alcance de los derechos y libertades de los ciudadanos de la Unión Europea según éstos los determine el TJUE en su función de último intérprete del Derecho de la Unión (y dentro de éste, la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea) o el TEDH en su función de garante e intérprete autorizado del CEDH.
1.3 El Convenio Europeo de Derechos Humanos y sus Protocolos
La Convención Europea para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, generalmente conocida como Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH) es el primer y más importante tratado internacional promovido por el Consejo de Europa. Adoptado el 4 de noviembre de 1950, entró en vigor en 1953. El CEDH se inspira expresamente en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas de 1948 . Todos los países miembros del Consejo de Europa son parte del Convenio.
El CEDH ha sido desarrollado y modificado por diversos protocolos adicionales, que han incorporado nuevos derechos y libertades al listado inicial, o han mejorado los mecanismos de control y las garantías de observancia del CEDH y los protocolos.
Dado que tanto el CEDH como sus protocolos están redactados en forma de formulaciones de principios generales, y no en textos con supuestos de hecho precisos y nítidos, la determinación del preciso contenido y alcance de los derechos y libertades que enuncia requiere necesariamente una labor de interpretación. El TEDH es precisamente el órgano que, además de su función jurisdiccional y como parte de la misma, tiene la autoridad interpretativa última de sus determinaciones. Ese carácter abierto y necesitado de interpretación de las normas del CEDH y sus protocolos, su solapamiento con las paralelas declaraciones de derechos de los países miembros, y la simultánea existencia en éstos de tribunales constitucionales y similares que también reclaman autoridad última de interpretación de los ordenamientos internos, genera frecuentes fricciones en cuanto que los países miembros pueden considerar que la jurisprudencia del TEDH invade parcelas reservadas a su soberanía , sea con carácter general o cuando son expresamente condenados por vulneración del CEDH.
En cuanto que España es parte del Consejo de Europa y ha ratificado el CEDH, los derechos y libertades declarados en éste se incorporan al ordenamiento interno como criterio interpretativo de los derechos fundamentales listados en la Constitución.
a. El Convenio Europeo de Derechos Humanos
En su redacción actual, tras ser modificado por el Protocolo 11, el CEDH consta de 59 artículos.
El artículo 1 establece con carácter general que los países miembros “reconocen a toda persona bajo su jurisdicción los derechos y libertades” de la Sección I del convenio. A partir de ese pórtico, el CEDH se articula en tres Títulos o Secciones.
La Sección I (artículos 2 a 18) enumera los principales derechos y libertades declarados por el CEDH, a saber:
  • Derecho a la vida (art. 2).
  • Prohibición de la tortura (art. 3).
  • Prohibición de la esclavitud y el trabajo forzado (art. 4).
  • Derecho a la libertad y la seguridad (art. 5).
  • Derecho a un proceso justo (art. 6).
  • Principio de tipicidad penal previa (art. 7).
  • Derecho al respeto a la vida privada y familiar (art. 8).
  • Libertad de pensamiento, conciencia y religión (art. 9).
  • Libertad de expresión (art. 10).
  • Libertad de reunión y asociación (art. 11).
  • Derecho a contraer matrimonio (art. 12).
  • Derecho a los recursos frente a las vulneraciones de los derechos y libertades reconocidos en el CEDH (art. 13).
  • Prohibición de discriminación (art. 14).
De forma complementaria a las anteriores declaraciones de derechos y libertades, los arts. 15 a 18 establecen la posibilidad de derogación o limitación de los mismos en caso de estado de excepción (art. 15), de restricción de la actividad política de los extranjeros (art. 16), prohibición del abuso de derecho (art. 17) y el carácter estricto y limitado de las restricciones a los derechos reconocidos en el CEDH (art. 18).
La Sección II (artículos 19 a 51) establece el TEDH y determina sus reglas básicas de funcionamiento.
La Sección III (artículos 52 a 59) contiene normas diversas.
b. Los Protocolos Adicionales
Entre la firma del CEDH y la actualidad, el Consejo de Europa ha adoptado 15 Protocolos adicionales al CEDH. Entre ellos, unos contienen reformas del marco general y procedimental del CEDH (y requieren la ratificación unánime de los países miembros para entrar en vigor) y otros amplían el contenido de los derechos y libertades del CEDH (caso en el que sólo es precisa la ratificación de la mayoría de los Estados para su entrada en vigor).
Estos últimos son los siguientes:
El Protocolo nº 1, de 1952, incorpora el reconocimiento de los derechos a la propiedad, la educación y la celebración de elecciones libres.
El Protocolo nº 4, de 1963, prohíbe la prisión por deudas, regula la libertad de circulación, prohíbe que un Estado expulse a sus nacionales y prohíbe las expulsiones colectivas de extranjeros.
El Protocolo nº 6, de 1983, prohíbe la pena de muerte, salvo en caso de guerra. El Protocolo nº 13, de 2002, extiende la abolición de la pena de muerte y la prohíbe en cualquier circunstancia, incluyendo el caso de guerra.
El Protocolo nº 7, de 1984, reconoce el derecho al doble grado de jurisdicción en materia penal, declara el derecho a ser indemnizado en caso de error judicial, establece el derecho a no ser juzgado dos veces por el mismo delito, e instituye la igualdad entre cónyuges.
El Protocolo nº 12, de 2000, establece la prohibición general de discriminación en la aplicación de cualquier derecho legalmente reconocido.
El Protocolo nº 16, de 2013, abre la posibilidad de que los altos tribunales nacionales puedan elevar consultas al TEDH.
2. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos
2.1 Naturaleza y ubicación institucional del TEDH
El TEDH es el órgano judicial del Consejo de Europa y del CEDH y sus Protocolos.
Siendo el Consejo de Europa una organización internacional, el TEDH es un tribunal internacional y no supranacional . No obstante, es cierto que la naturaleza y contenido del CEDH y sus Protocolos (documentos que declaran derechos y libertades que deben ser incorporados e integrados en los ordenamientos jurídicos nacionales en todos sus niveles, y en la actuación de las personas e instituciones de los países miembros) hace que el TEDH tenga una gran autoridad y que su jurisprudencia sea tenida en gran consideración. Hay que decir, no obstante, que precisamente ese carácter del CEDH y del TEDH, el margen de interpretación que tienen las formulaciones amplias de declaración de derechos y libertades, y la suprema autoridad interpretativa del CEDH que se atribuye al TEDH por encima de las instituciones nacionales,hace que el equilibrio no sea siempre fácil y que las fricciones institucionales sean frecuentes.
El TEDH tiene su sede, igual que el Consejo de Europa, en la ciudad francesa de Estrasburgo.
El TEDH fue constituido en 1959, sobre la base de lo previsto en el art. 19 del CEDH, para “asegurar el respeto de los compromisos que resultan para las Altas Partes Contratantes del presente Convenio y sus Protocolos”.
2.2 Estructura
El TEDH se compone de un juez por cada país miembro (por lo tanto, actualmente 47), que sirven por períodos de 9 años no renovables, nombrados por la Asamblea Parlamentaria sobre una terna remitida por el país correspondiente. Los jueces del TEDH deben tener la formación exigida en su país de origen para el desempeño de la más alta magistratura judicial nacional.
El TEDH funciona en Comités de 3 jueces, Salas de 7 jueces, y Gran Sala de 17 jueces. Las sentencias de los Comités y las Salas son apelables ante la Gran Sala.
2.3 Procedimientos
Lo que es el TEDH en la práctica, se determina analizando los procedimientos de que conoce.
Así se comprueba que el TEDH tiene rasgos que lo asimilan, tanto a los tribunales tradicionales en su función de resolución de litigios (el TEDH conoce de las demandas por vulneración del CEDH que ante él interponen las personas individuales contra los países), como a los tribunales constitucionales en su función de intérprete último de las exigencias del CEDH (a través no sólo de la jurisprudencia que resulta de sus sentencias en casos concretos, sino de las consultas que evacua a solicitud de los Tribunales nacionales).
El TEDH conoce de:
  • Demandas interpuestas por personas individuales contra países miembros del Consejo de Europa , aduciendo haber sido víctimas de una vulneración de sus derechos conforme al CEDH. También pueden interponer estas demandas las ONGs o grupos de personas afectadas. Constituyen el grueso del trabajo del TEDH.
  • Demandas interpuestas por un país miembro contra otro país miembro , aduciendo la vulneración del CEDH. Son extremadamente raras, solo ha habido 4 en toda la historia de la Corte.
  • Opiniones consultivas, emitidas por el TEDH en respuesta a consultas elevadas por el Comité de Ministros.
Para poder acceder al TEDH, los individuos que se consideren víctimas de una vulneración de sus derechos conforme al CEDH deben primeroagotar todas las vías que establezca el ordenamiento nacional para atender sus reivindicaciones. Téngase en cuenta que el CEDH y sus Protocolos, como cualquier otro tratado internacional, son parte del ordenamiento de los países miembros según en ellos se establezca. Desde el momento en que se hayan agotado todos los recursos internos, el agraviado tiene 6 meses para reclamar ante el TEDH.
Con carácter general, una vez recibida una demanda, el TEDH designa un magistrado ponente que se pronuncia sobre la admisibilidad de la misma. En caso de ser admitido a trámite, el caso continúa con las alegaciones orales de ambas partes, en audiencia pública salvo que concurran circunstancias excepcionales, hasta terminar en la correspondiente sentencia, que debe ser fundada y motivada. La decisión del TEDH se adopta por mayoría, pero los jueces discrepantes pueden añadir a las sentencias los correspondientes votos particulares.
Al dictar sentencia condenatoria en asuntos litigiosos, el TEDH declara que el país en cuestión ha vulnerado la CEDH y consiguientemente le condena a abonar a la parte perjudicada los daños materiales y/o morales y los gastos de defensa jurídica, tanto en las vías procesales nacionales como en el propio proceso ante el TEDH.
Según el art. 46 del CEDH, los países miembros deben acatar las sentencias del TEDH ( cosa que no sucede con las opiniones consultivas, que son por definición no vinculantes ). Si bien el TEDH no tiene autoridad para anular normas nacionales que vulneren el CEDH, el Comité de Ministros del Consejo de Europa sí tiene asignada la función de comprobar si el país condenado promueve las correspondientes reformas legislativas o administrativas internas y si efectivamente se indemniza a la víctima conforme lo decretado por el TEDH.
2.4 Procedimiento para hacer efectiva en España una sentencia condenatoria dictada por el TEDH
Tal y como se ha dicho, las personas individuales que consideren que sus derechos conforme al CEDH han sido vulnerados por el Estado español, deben agotar todas las vías internas antes de poder solicitar el amparo del TEDH. Esto es, deben acudir al TEDH cuando ya ha sido dictada una sentencia definitiva y firme contra la que no cabe recurso alguno ni ordinario ni extraordinario con arreglo a la legislación interna.
Si el agraviado acude al TEDH y éste le da la razón, declarando que el Estado español ha vulnerado los derechos del demandante conforme al CEDH y condenando a España a resarcir al afectado, el cauce procesal para ello es el recurso de revisión contra sentencias firmes del art. 510.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil .



C/Alcalde Orozco Poada Nº7
29006 Málaga
Télefono 635680169
email info@abogadoline.com
LOGO ABOGADOLINE
Regreso al contenido